Please assign a menu to the primary menu location under MENU

domingo, diciembre 17, 2017
Lafrancol

Liderazgo vallecaucano en la industria farmacéutica

La importancia de la mujer en los diferentes campos del quehacer nacional, se hace cada vez más evidente. Con mayor frecuencia se aprecia a muchas de ellas en papeles en los que hasta hace pocos años nadie esperaba encontrarlas. Un clara ejemplo de ello es Esther Ventura de Rendón, quien con su tesón y dedicación logró que una empresa familiar en la industria farmacéutica se convirtiera en una entidad de orgullo nacional.

Su tarea en Lafrancol fue reconocida en 1990 con el Premio Internacional de la Calidad, conferido por el alcalde de Miami. Se reconfirma hoy con la Placa Honorifica que le entrega la Asociación de Industrias Farmacéuticas Colombianas, en reconocimiento a los aportes hechos en los campos de la investigación y el desarrollo de esta área.

Esther Ventura de Rendón es vallecaucana. Ejecutiva dinámica, complementa su labor con el deporte. Diariamente dedica parte de su tiempo a la natación, disciplina en la cual fue campeona nacional estilo pecho. Conoció a quien hoy es su esposo cuando se desempeñaba como profesora de ingeniería industrial y Sistemas de la Universidad del Valle. Considera que lo más importante en su vida son sus hijos Adriana y Ricardo de 17 y 15 años, respectivamente.

En el campo profesional, colaboró en el Centro de Investigaciones Multidisciplinarias de Sistemas para el Bienestar Social. Diseño modelos matemáticos que permiten optimizar sistemas sociales específicamente en saneamiento ambiental, alimentación, vivienda, educación y salud. Entre sus mayores logros, considera el mejor la interrelación de los conocimientos de la industria farmacéutica internacional en el campo de la investigación nacional, impulsada por ella.

El éxito que Lafrancol alcanzó gracias a su gestión, incentivó la vinculación de varias empresas procedentes de Francia, Suiza, Bélgica, Estados unidos, Brasil y Argentina, quienes en respuesta aportaron la tecnología moderna que hoy es considerada como un patrimonio nacional. De esa manera se desarrollaron nuevas modalidades de la industria farmacéutica, brindándole al país principios activos que producen pocos efectos secundarios en los pacientes. Así mismo, ha colaborado en la capacitación del cuerpo médico colombiano.

Una de sus mayores preocupaciones tiene que ver con el potencial humano que existe en Colombia, el entusiasmo de todos por hacer muchas cosas positivas que benefician al país, pero eso contrasta con poco apoyo que se recibe por parte del gobierno.

Leave a Response